Las chapas trapezoidales se han convertido en la primera opción de muchos hogares de cara a satisfacer las necesidades de revestimiento de la cubierta, techo o fachada. ¿La razón? Sus grandes ventajas, su bajo coste, fácil instalación y mantenimiento.

En este post, te explicamos cuáles son las características que definen a una chapa trapezoidal, cuáles son los tipos de chapa trapezoidal entre los que puedes elegir y cuáles son los beneficios que aportan.

¿Qué es una chapa trapezoidal?

Básicamente, una chapa trapezoidal se define como una chapa de un tamaño determinado, cuyo diseño muestra ondulaciones a lo largo de toda la estructura en forma de trapecio. De esta forma se convierten en un revestimiento o cubierta muy resistente, de poco peso, y son muy fáciles de instalar.

Esto último supondrá un ahorro considerable de mano de obra y, en general, las chapas trapezoidales son más económicas que otras opciones, como la teja convencional. Pero su economicidad no limita su calidad, ya que ofrece excelentes propiedades y es una gran solución para proteger cubiertas, techos o fachadas.

Beneficios de instalar cualquier tipo de chapa trapezoidal

Lo cierto es que los tipos de chapas trapezoidales son utilizadas en diversas instalaciones, desde casas residenciales, naves industriales, cobertizos o distintos comercios. Algunas razones de su uso extendido ya las hemos mencionado pero, ¿qué más aportan?

    • Elevada resistencia frente a las inclemencias del tiempo, como el viento.
    • Son ligeras y resistentes a la corrosión.
    • No requieren mantenimiento.
    • Se pueden reciclar fácilmente.
    • La probabilidad de que se produzcan filtraciones es mínima, ya que en su instalación se aplican aislantes.
    • Existen distintos tipos de chapas trapezoidales, en cuanto a grosor y materiales se refiere, teniendo numerosas opciones entre las que escoger.
    • También se pueden elegir en diferentes colores.
    • Durabilidad superior a otras opciones de revestimiento

chapa-trapezoidal-galvanizada

Tipos de chapa trapezoidal

Según el material y el grosor que se emplee para crear la chapa, existen diferentes tipos de chapas trapezoidales. En primer lugar, los materiales comúnmente utilizados son el acero revestido, aleación de aluminio y policarbonato. Por otro lado, su espesor oscila entre los 0,5 y los 1,5 milímetros, y también hay opciones con las grecas a diferente altura.

Chapa trapezoidal de acero revestido

Habitualmente llamada chapa trapezoidal galvanizada, estas son unas chapas de acero que se someten a un galvanizado de zinc o zinc y aluminio, consiguiendo una chapa aún más resistente con la capacidad de repeler la corrosión y el óxido.

Chapa trapezoidal de policarbonato

Estas se caracterizan por ofrecer un acabado trasparente o traslúcido, convirtiéndose en la opción perfecta para instalar en lugares donde se aprecie la entrada de luz. Además, estas cuentan con protección contra los rayos UV y son ignífugas.

Son perfectas, por ejemplo, en invernaderos, en techos con paneles solares, o en cualquier cerramiento de un espacio abierto.

Chapa trapezoidal de aleación de aluminio

Esta última opción puede obtenerse en diferentes colores, por una o ambas caras, y ofrece también una gran durabilidad y resistencia, si bien es cierto que sin esta pintura obtendrá un mejor aislamiento térmico.

¿Te interesa saber más sobre los tipos de chapas trapezoidales? ¿Estás sopesando instalarlas en alguna propiedad? Ponte en contacto con Cubiertas del Centro y te asesoraremos en lo que necesites.

LLAMAR AHORA