Existe una amplia variedad de tipos de tejado dependiendo de las características o necesidades de un edificio. Dentro de las conocidas como cubiertas con pendiente inclinada podemos diferenciar entre las cubiertas a un agua, a dos aguas y el tejado a tres aguas o más, dependiendo de los faldones que tenga. A pesar de no ser los más habituales, en este post vamos a analizar el tercer caso, ya que ofrece grandes beneficios.

Antes de nada es importante remarcar que tener el mejor tejado para tu casa es una decisión que no solo dependerá de la variedad de sistemas disponibles o de los materiales que elijas para la cubierta, sino que el entorno en el que vivas también juega un papel fundamental. Hay componentes más costosos, duraderos y eficaces en función de las condiciones del lugar en el que se vayan a emplear.

¿Qué es un techo a tres aguas?

Un tejado a tres aguas o más es el tipo que se recomienda para construcciones con un diseño arquitectónico diferente a lo habitual, ya que lo más común dentro de los techos inclinados es el tejado a dos aguas. Básicamente, este modelo en concreto se caracteriza porque tiene un total de tres planos o vertientes para la evacuación del agua de lluvia.

Partes de un tejado a tres aguas

Las cubiertas constan de diversas partes, entre las cuales hemos de destacar las siguientes si hablamos de un techo a tres aguas:

  • Faldones: Los ya mencionados faldones son cada uno de los planos inclinados que tiene el tejado, que en este caso son tres. Lo normal es que los de los laterales sean simétricos y que el frontal sea diferente, aunque siempre hay excepciones, ya que la caída puede ser más grande por una parte que por otra o tener una inclinación o forma algo diferentes entre sí.
  • Aleros: Se denomina así a los extremos inferiores de los faldones que tienen como función principal proteger los laterales del edificio, sobresaliendo ligeramente del plano de la fachada para evitar que el agua de la lluvia entre en contacto con esta al evacuarse del techo. De esta manera es más sencillo eludir problemas de filtraciones o humedades.
  • Cumbrera: Se trata del nexo de los tres faldones del tejado en su punto más alto. También se conoce como caballete y es una parte que se debe establecer correctamente, así como poner mucho cuidado en su impermeabilización.

Ventajas del tejado a tres aguas

  • El tejado a tres aguas es un gran método para verter el agua de lluvia hacia las tres partes del tejado rápidamente, repartiendo el peso y la presión que recibe la cubierta y evitando así cualquier retención indeseada.
  • También muestran una mayor rigidez, por lo que son mucho más resistentes que los techos a dos aguas a los posibles daños que pudiera causar el viento.
  • Contar con más aleros también supone una mayor protección de los muros del edificio.
  • Dando por válida su funcionalidad, se trata de un techo que permite contar con una cubierta elegante y estética. Además, se sale de esa línea más tradicional que ofrecen los tejados a dos aguas y ofrece una apariencia más vanguardista.

Inconvenientes del tejado a tres aguas

  • Un tejado a tres aguas es más caro y complicado de construir e instalar que los de dos aguas, puesto que cuenta con más partes y uniones que los hacen elementos algo más complejos.
  • Los tejados a tres o cuatro aguas son más propensos a tener problemas por acumulación de nieve por el hecho de tener más juntas entre cada uno de los faldones. Esto obliga a recurrir a más canalones que protejan los tres o cuatro aleros en cuestión.
  • Su mantenimiento también resulta algo más laborioso, ya que cuantas más uniones y partes tenga, más trabajo dan este tipo de tareas.

Materiales a emplear en un tejado a tres aguas

En Cubiertas del Centro somos especialistas en el revestimiento metálico de todo tipo de estructuras de edificios, desde cubiertas hasta fachadas. No obstante, hay muchos otros materiales de calidad para construir un tejado a tres aguas, como son la pizarra, la madera de roble, la cerámica o el asfalto.

Si el tejado de tu casa está en mal estado y consideras que necesita un cambio, no dudes en contactar con el equipo de profesionales que tenemos en Cubiertas del Centro para que podamos analizar tu situación. Gracias a los diagnósticos personalizados que realizamos, nuestros clientes siempre se llevan la solución que más les conviene y más rentable les resulta. No te preocupes más por ésto y déjalo en nuestras manos.

LLAMAR AHORA