Son muchos los tipos de tejados y cubiertas entre los que puedes optar para tu vivienda y, probablemente, el tejado a dos aguas sea el modelo con más recorrido a lo largo de la historia.

Se trata de la opción más común en la construcción de viviendas tradicionales y, son el tipo de tejado ideal para las casas ubicadas en zonas húmedas, donde predominan las precipitaciones o la nieve. Esto es así porque, el tejado a dos aguas, previene de la retención de la humedad, así como que aparezcan goteras, filtraciones o problemas mayores.

Muy útil ¿no crees? Pues si quieres aprender más sobre los tejados a dos aguas, como qué tipos de tejados a dos aguas existen, y cuáles son sus características, atento a la información que te ofrecemos a continuación.

¿Qué función tienen los tejados a dos aguas?

Los tejados a dos aguas son estructuras arquitectónicas compuestas por dos faldones o planos inclinados en dirección descendente que, habitualmente, se unen en el centro y parte más alta, conocida como cumbrera o hilera, creando una pendiente que permite evacuar fácilmente el agua de las precipitaciones.

Son aún muchas las construcciones que siguen optando por un techo a dos aguas. Porque, aunque se trata de un tipo de cubierta inclinada sencilla, es muy eficaz. De ahí que la arquitectura contemporánea lo mantenga aún presente, si bien con las adaptaciones que la época demanda.

Con adaptaciones nos referimos a la capacidad de poder adaptar el tejado a dos aguas con diferentes materiales, así como técnicas de estilo, pudiendo recrearlo, incluso, en las construcciones más modernas.

De esta forma, el tejado no pierde su función, es decir, siguen manteniendo a raya los efectos que el clima húmedo causa sobre el tejado de una vivienda. Pero, además, adopta un nuevo rol estético que nunca había estado tan desarrollado.

Además, los tejados a dos aguas son construcciones baratas, sencillas, se pueden construir de diferentes maneras, y son muy resistentes.

cubierta-a-dos-aguas

Tipos de tejados a dos aguas

Aunque el tejado a dos aguas es una estructura bastante conocida, existen varias cuestiones que es interesante destacar. Cuestiones que permiten hacer una distinción en cuanto a los elementos materiales y el diseño de las cubiertas a dos aguas.

Diseños de tejados a dos aguas

A simple vista, los tejados a dos aguas pueden parecer prácticamente iguales, o podemos vislumbrar tejados que son a dos aguas pero creemos que no. En definitiva, sus diseños ofrecen singularidades que permiten distinguir entre:

  • Tejado a dos aguas tradicional: se trata del tipo más común, formado por una cumbrera y dos superficies inclinadas unidas a esta.
  • Tejado en dientes de sierra: o cubierta en forma de M, es un tejado compuesto por dos o más cubiertas a dos aguas.
  • Tejado en mansarda: se trata de un tejado a dos aguas, que combina diferentes pendientes, estando la inferior más empinada que la superior. Además, este tipo de cubierta facilita tener un espacio aprovechable, a modo de buhardilla, e incluir ventas.
  • Tejado a dos aguas en cruz: consiste en la unión de diferentes partes de una vivienda, todas con el tejado a dos aguas.
  • Tejado arqueado o abovedado: tejado a dos aguas que, en lugar de ser triangular, adopta la forma de una media luna o bóveda.
  • Frontón a dos aguas: se trata de un elemento arquitectónico de origen clásico, que consiste en enmarcar el tejado a dos aguas por unas cornisas (dos inclinadas y una horizontal), que se dispone sobre un entablamento y que, a su vez, descansa sobre tabiques o columnas. De esta manera se crea una especie de porche.

 tipos-de-tejados-a-dos-aguas

Materiales de los tejados a dos aguas

Un aspecto cada vez más importante a la hora de diseñar una cubierta a dos aguas es la elección del material. Ante ello, el presupuesto será un aspecto clave, así como el criterio del constructor, y las características del entorno.

Habitualmente, la estructura del techo a dos aguas se elabora en hormigón o madera, y se suele incluir una capa con recubrimiento impermeabilizante. Así mismo, los materiales más utilizados para la cubierta a dos aguas son:

  • Techos a dos aguas con tejas: tejas a base de arcilla o cemento, son muy buenos aisladores térmicos, acústicos e incluso tienen características impermeabilizantes. También son materiales de mucha durabilidad, aunque la estructura del tejado debe ser robusta, para que pueda soportar adecuadamente el peso de las tejas.
  • Techo de asfalto: también a modo de teja, se puede construir una cubierta a dos aguas de asfalto, cuyo uso es muy demandado por su bajo coste y su fácil instalación. Basta con ajustar las tejas a lo largo del tejado, y aplicar una capa de alquitrán para favorece el aislamiento.
  • Techos a dos aguas de metal: instalar cubiertas metálicas, por ejemplo, de cobre o de zinc, a pesar de poder ser más costoso, es una elección ideal gracias a todos los beneficios que aportan. Son materiales de larga duración, con interesantes propuestas estéticas. Pueden deformarse, pero es difícil que se rompan, se adaptan a todo tipo de estructuras, y su instalación es más rápida. Además, protegen el medio ambiente, ya que se utilizan materiales reutilizables.
  • Techos a dos aguas de madera: ofrece una estética muy elegante y atractiva, pero tanto su coste de instalación como de mantenimiento es elevado.

Así mismo, es habitual observar que junto a los tejados a dos aguas se incluye la instalación de canalones para recoger y conducir el agua de la lluvia.

techo-a-dos-aguas

¿Buscando un servicio de instalación de tejado a dos aguas?

Finalmente, sea cual sea tu elección, asegúrate de contar con materiales de calidad y profesionales cualificados para la instalación de tu tejado a dos aguas. Dos factores muy relevantes y que serán, en gran medida, los que te aseguren que vas a obtener un buen resultado, con un tejado duradero y bien acabado.

En Cubiertas del Centro ponemos a tu disposición toda nuestra experiencia y los mejores materiales para la instalación de tu tejado a dos aguas. Puedes ponerte en contacto con nosotros, y pedirnos un presupuesto sin ningún tipo de compromiso. ¿Comenzamos a planear el proyecto de tu tejado?

LLAMAR AHORA