La cubierta mansarda es un tipo de tejado, a dos o cuatro aguas, que se caracteriza por tener dos alturas con diferentes pendientes, siendo la pendiente inferior más pronunciada que la superior.

Así mismo, mansarda es un término que se utiliza para definir a la ventana que se coloca en el techo de una casa, dejando pasar la luz y ventilando el interior.

Y este tipo de cubierta también es conocida con el nombre de tejado francés, debido al lugar donde se populariza. Ya que la procedencia de esta estructura se atribuye al terreno de Francia, y se pone de moda a partir del siglo XVII, al incluir esta estructura en edificaciones tan prestigiosas como el Palacio de Versalles

Hoy por hoy, la cubierta mansarda es una estructura utilizada en todo el mundo, y sus características hacen que sea una opción a considerar, por todos aquellos que tienen prevista la construcción de la cubierta de una vivienda.

Características de una cubierta mansarda

La cubierta mansarda dispone de dos pendientes a cada lado. Su pendiente inferior es mucho más pronunciada, y en ella suelen incorporarse ventanas. A su vez, la pendiente superior es mucho menos pronunciada, pero esta inclinación consigue aportar al conjunto una apreciada estética.

Lo que hace más atractivas a este tipo de cubiertas, es que se aprovecha al máximo el espacio interior, ya que permite disponer de un tejado abuhardillado. Un espacio habitable adicional, abierto al exterior por medio de ventanas.

mansarda-cubierta

Este tipo de tejado se suele cubrir con tejas, habitualmente, en forma de escama. En la actualidad, las técnicas y materiales empleados para la elaboración de cubiertas en mansarda a evolucionado.

Por ejemplo, actualmente está cobrando protagonismo la instalación de cubiertas metálicas, y la cubierta mansarda no es una excepción a su aplicación. Cubiertas de zinc, cobre, plomo, acero, y otros materiales metálicos, resistentes y que ofrecen una durabilidad prolongada.

Materiales que, además, aportan una estética moderna, unida a la elegancia que ofrecen de por sí las cubiertas a la mansarda. En general, son características que hacen que esta estructura sea digna de apreciar.

¿Cómo aprovechar el espacio de una cubierta mansarda?

Son numerosas las funciones que se le pueden dar al espacio que queda disponible, al construir una cubierta a la mansarda. Si bien, has de tener en cuenta que no ofrece las medidas convencionales de una estancia. Ya que el techo, al estar en pendiente, reduce el espacio y limita que te puedas mover a tus anchas.

Aún así, podrás adaptar esta zona, por ejemplo, como: una habitación de invitados, un espacio a modo de trastero, una zona recreativa o de relax o, incluso, puedes utilizarla como estudio o despacho.

El resultado final, realmente, dependerá de la imaginación y creatividad de cada uno. Y también del poder adquisitivo. Pues, además de la decoración, será necesario proveer este espacio de una buena estructura, que ofrezca la mayor seguridad a la estancia, así como instalar revestimientos interiores, y asegurarte de que tenga el sistema de impermeabilización adecuado.

tejado-mansarda

¿Sigues sin tener claro el tipo de tejado y cubierta que escogerías para instalar en tu vivienda? Desde Cubiertas del Centro, podemos ayudarte con una asesoría personalizada, y ofrecerte un presupuesto competitivo adaptado a tus necesidades.

Somos especialistas en la instalación de cubiertas metálicas, o de fachadas, techos, falsos techos, canalones, y revestimiento de interiores, así como de la rehabilitación de cualquiera de estas zonas.

 

 

LLAMAR AHORA