El paso del tiempo afecta más significativamente a todas las zonas exteriores de las edificaciones, castigando principalmente a las cubiertas de edificios por tratarse de las superficies más expuestas a todo tipo de agentes degradantes, lo que antes o después hace necesario realizar intervenciones mínimas, o completas en la rehabilitación de tejados.

Los deterioros que van apareciendo en las cubiertas y tejados de los edificios deben ser reparados inmediatamente para evitar una rápida aceleración de los problemas que harán más costosa la reparación.

La aparición de humedades y el deterioro natural de los materiales y elementos estructurales son los motivos que suelen hacer necesaria la rehabilitación de tejados y cubiertas.

Tipos de humedades en tejados y cubiertas

Las humedades en tejados y cubiertas, pueden ser de tres tipos:

Humedades por filtración

Suelen estar producidas por rotura de tejas de forma accidental o a consecuencia del desgaste natural por antigüedad, y deterioro de materiales de sellado de juntas, que hacen necesaria la reparación de cubiertas.

rehabilitación de tejados

Otro problema frecuente en las cubiertas de casas, es encontrar tejas que se han desplazado o están mal colocadas, y en ese caso simplemente hay que volver a ponerlas en su lugar, e incluso también es conveniente utilizar algún tipo de material adherente para sujetar las piezas que se consideren más fácilmente desplazables.

También es fácil encontrar problemas de humedad por filtraciones de agua desde los aleros, en la rehabilitación de tejados, que se solucionan levantando algunas filas de tejas, o el tipo de recubrimiento utilizado, para impermeabilizar la zona, y reponer nuevamente las piezas.

Humedades por capilaridad en los encuentros de paredes y terrazas o cubiertas planas,

Habitualmente tienen su origen en una mala instalación de los materiales para impermeabilizar tejado, que permiten que el agua se filtre en éstas zonas provocando goteras.

Humedades por condensación producidas por falta de aislamiento térmico

Se pueden solucionar colocando correctamente un buen aislamiento térmico en la cubierta. En la rehabilitación de tejados con cierta antigüedad, pueden aparecer problemas de deterioro en los materiales estructurales como madera que con el paso del tiempo es atacada por termitas, obligando a sustituir totalmente la estructura.

rehabilitación de tejados

Principales puntos a revisar en la rehabilitación de tejados y cubiertas

Existen una serie de puntos genéricos que hay que revisar a fin de ver cuál es su estado a la hora de plantear la rehabilitación de tejados y cubiertas.

Entre los principales problemas que hay que revisar para establecer un diagnóstico del estado de las cubiertas y tejados, están la degradación natural de materiales, vejez prematura, y el uso de materiales inadecuados:

  • Falta de impermeabilización de tejados, con telas asfálticas en mal estado, mala colocación.
  • Degradación o mal sellado de juntas entre encuentros.
  • Deterioro de materiales estructurales que pueden obligar a cambiar tejado casa antigua.
  • Absorción de agua por las rasillas, que hacen reventar el material con heladas.

En otras ocasiones también se pueden encontrar problemas en la rehabilitación de tejados por defectos de diseño con ejecución de una pendiente inadecuada, o soluciones de elementos sobresalientes y penetrantes mal planteados.

También es muy frecuente encontrar defectos en la ejecución, o por intervención inadecuada en labores de conservación y mantenimiento:

  • Solapes incorrectos, que generan humedades en tejados.
  • Anomalías en la impermeabilización de tejados.
  • Falta de sujeción de piezas más vulnerables, que no impiden su desplazamiento por condiciones climáticas adversas.
  • Ausencia de elementos imprescindibles.

Por último, la falta de mantenimiento conlleva ausencia de limpieza en sumideros, canalones y otras bajantes que al obstruirse obligan al agua a buscar otras salidas.

Rehabilitación de cubiertas a inclinadas

Cuando comienzan las humedades o aparecen las humedades en tejados, primero hay que ver si se trata de un problema puntual por rotura de una teja, que se resuelve con una mínima intervención para reemplazar la teja rota por otra nueva.

Pero si el problema de goteras o humedades se presenta en diferentes puntos de la cubierta habrá que comprobar el estado de impermeabilización y aislamiento cubierta inclinada, y si no presenta ningún fallo, es posible que el problema se produzca por una insuficiente pendiente, en cuyo caso habría que rehacer toda la cubierta, incluyendo una estructura con una caída mayor.

En rehabilitación de tejados antiguos, los problemas de humedades más frecuentes se producen por falta de impermeabilización, y para solucionarlos hay que levantar todas las piezas para instalar una membrana impermeabilizante y posteriormente volver a colocar con precisión todas las tejas.

Resulta fundamental prevenir y corregir los problemas de condensación con una adecuada circulación de aire por debajo de las tejas, evitando así los cambios de temperatura entre la parte superior e inferior del tejado.

La solución de los problemas de condensación en la rehabilitación de tejados, pasa por conseguir un adecuado aislamiento de la vivienda, a la vez que una buena ventilación de la cubierta, mediante la instalación de respiraderos, salidas de cumbrera, u otras soluciones técnicas.

También es fundamental revisar los conductos de chimeneas para ver si se mantienen en buen estado, y reparar grietas que aparecen en la unión de materiales, eliminando primero el material de agarre antiguo y posteriormente inyectando mortero.

rehabilitación de tejados

Cuando se trata de conseguir un buen aislamiento de tejados, una de las mejores soluciones que además aporta un estupendo efecto estético, es utilizar un panel sándwich con terminaciones interiores en distintos acabados como madera, mientras que la capa central está compuesta por un producto aislante térmico, y sobre la capa superior se puede utilizar el recubrimiento de tejas u otros materiales.

Este tipo de soluciones deben ser instaladas por empresas de cubiertas profesionales que pondrán toda la atención que requieren las juntas entre encuentros, cuidando también del correcto solape entre piezas y una buena instalación de láminas aislantes entre el panel y el recubrimiento superior.

Otro problema que puede generar humedades en tejados, es la mala impermeabilización en las zonas de limas, y las obstrucciones por suciedad que hace que el agua quede retenida en un punto, buscando otras salidas.

La solución de estos problemas en la rehabilitación de tejados, pasa por utilizar productos impermeabilizantes para reparar las partes deterioradas, y realizar revisiones periódicas, al menos una vez al año, para mantener limpias estas zonas, así como los canalones que suelen retener hojas y otro tipo de residuos y que sin una correcta limpieza terminan por obstruirse.

Una estupenda opción a la hora de sustituir cubiertas para casas, es utilizar las soluciones que aportan las cubiertas de zinc natural, quartz-zinc, antra zinc, cobre, o plomo, por su fácil adaptación a cualquier formato, y que a su más rápida colocación se suma su larga durabilidad.

Las cubiertas de zinc se pueden instalar con sistema de junta alzada o junta sobre listón en tejados con un 10% de inclinación, adaptándose a cualquier formato de cubierta.

A través de estos sistemas se engatillan las chapas metálicas para cubiertas, que quedan solapas con una junta instalada transversalmente con respecto a las aguas.

El sistema de junta alzada facilita rápidamente el desmontaje si hiciera falta para llevar a cabo algún tipo de mantenimiento.

Al ser un requisito imprescindible la ventilación interior de éste tipo de materiales, con la instalación de láminas alveolares o de otros tipos que aportan impermeabilización de tejados, a la vez que generan una cámara por la que circula el aire, y siempre bajo instalación profesional se evitan todos los problemas de condensación.

Rehabilitación de cubiertas planas

En las cubiertas planas, al igual que en los tejados a dos o más aguas, se pueden dar problemas puntuales, o problemas generales, que afectarán en ese caso a una rehabilitación integral de toda la cubierta.

Si el problema es puntual se puede resolver con láminas impermeabilizantes y pinturas, dependiendo de si se trata de cubiertas transitables o no.

Cuando el problema de humedad es generalizado, conviene hacer una rehabilitación de cubiertas total, impermeabilizando con láminas de caucho, PVC, o tela asfáltica.

La forma más habitual de reparación cubiertas planas es mediante la colocación de láminas asfálticas de betún elastómero, para conseguir un buen aislamiento, y que presenta la ventaja de poder ser parcheado posteriormente en caso de necesidad con mucha facilidad, aunque siempre hay que recurrir a profesionales especializados para conseguir resultados eficaces y a largo plazo.

La mejor época para realizar la rehabilitación de tejados y ocuparse del mantenimiento y revisión de todas las cubiertas, es el verano, evitando con ello que lleguen las temidas humedades y goteras con heladas y lluvias durante el invierno.

Para concluir éste artículo aconsejamos dejar siempre la reparación de cubiertas y tejados en manos profesionales, y expertos en la instalación de cada tipo de material, asegurándote de que cuentan con personal cualificado, y que las empresas seleccionadas disponen de certificados de garantía de calidad como los facilitados por Aenor.

También es importante a la hora de solicitar la impermeabilización de un tejado, que la empresa de cubiertas y tejados seleccionada, pueda aportar una garantía escrita sobre la duración del tratamiento, que puede estar entorno a diez años en la rehabilitación de tejados.

Es conveniente contar con una media de tres presupuesto a la hora de hacer la reparación de cubiertas y tejados.

Y si necesitas reponer cubiertas para tejados, o quieres instalarla por primera vez, en estamos especializados en todo tipo de proyectos para cubiertas inclinadas en diferentes metales como zinc, cobre o plomo.

LLAMAR AHORA