Los fenómenos meteorológicos, junto al paso del tiempo, materiales de baja calidad, una mala proyección o una instalación defectuosa, son causantes de problemas en las cubiertas de las edificaciones que hacen necesario en muchos casos reformar el tejado, de forma parcial o total.

También es habitual que a todos estos agentes que actúan en contra de las cubiertas, se añada una mala conservación por un insuficiente mantenimiento, y limpieza de los elementos de evacuación de agua, y falta de revisiones para solucionar pequeños problemas de forma inmediata, evitando así, daños mayores, que al final obligan a reformar el tejado totalmente.

Pero si estás leyendo esto, puede que ya te encuentres con el problema de tener que reformar el tejado, y en este caso desde Cubiertas del Centro, como especialistas en soluciones para cubiertas, te vamos a ayudar con información y consejos que te pueden venir muy bien, así que vamos a ello.

Para empezar, te interesará identificar las partes de la cubierta que cubre tu edificación, así que vamos a ver que partes generales se distinguen en una cubierta para entender que elementos hay que modificar a la hora de interpretar presupuestos para reformar un tejado.

Partes generales de una cubierta a la hora de reformar un tejado

El tipo de cubierta sobre el que se va a actuar al rehabilitar tejado, es esencial para identificar la estructura, materiales de recubrimiento y determinar posibles patologías típicas.

Pero de modo general en las cubiertas se distinguen las siguientes partes:

Estructura portante, que está formada por los elementos sobre los que está soportada la cubierta.

Porcentaje de pendiente, define el tipo de cubierta que puede ser a dos, cuatro o más aguas, plana (en esta categoría se incluyen las transitables, no transitables, ajardinadas, e inundadas), y que en cada caso se corresponderá con un sistema técnico de impermeabilización, protección térmica, acústica y evacuación de agua.

Elementos estructurales de la propia cubierta, entre los que se encuentran forjados y vigas, cerchas, correas, cumbreras, petos, limas y otros.

Capa o sistema de aislamiento térmico y acústico.

Cobertura exterior, a base de tejas de distintos materiales, planchas metálicas o sintéticas.

Elementos para la evacuación de aguas pluviales y de deshielo, como canalones, desagües, y tuberías.

Pero además de todos estos elementos, en las cubiertas de muchas edificaciones se pueden encontrar otros elementos funcionales, que dan servicio a otros elementos, o instalaciones como pueden ser: lucernarios, claraboyas, chimeneas, conductos de ventilación o antenas, que en algunos casos pueden revestir importancia, en cuanto a los problemas que obligan a reformar un tejado.

Ya que no es extraño que el agua penetre aprovechando un mal sellado de encuentros entre la cubierta y este tipo de elementos, que sin una inmediata reparación pueden producir deterioros cada vez más importantes, al afectar a otras estructuras próximas, produciendo un efecto en cadena.

Por último, además de los puntos mencionados, en las cubiertas existen otro tipo de elementos como antepechos, puntos de anclaje, y barandillas de seguridad, que también hay que contemplar en el correspondiente capítulo a la hora de pensar en rehabilitar un tejado.

Continuando con la información que necesitas saber para llevar a cabo la reforma del tejado, también te conviene tener una idea de los tipos de materiales más utilizados

¿Qué materiales se utilizan con más frecuencia a la hora de reformar cubiertas y tejados?

  • Planchas de panel sándwich
  • Tejas de pizarra, barro, hormigón o vidrio
  • Cubiertas de chapa metálica en distintos metales como zinc, cobre, o plomo.
  • Placas de fibrocemento
  • Planchas de materiales sintéticos.
  • Láminas impermeabilizantes, pinturas y productos bituminosos
  • Aislantes térmicos y acústicos
  • Cubiertas ventiladas
  • Estructuras metálicas, o de otros materiales como hormigón o madera.
  • Elementos de desagüe.

¿Quién se puede ocupar de reformar cubiertas y tejados?

Actualmente se pueden encontrar en internet todo tipo de tutoriales para hacer prácticamente cualquier cosa, pero no nos equivoquemos, porque las consecuencias de reformar un tejado como aficionado, no son comparables con seguir una receta de cocina.

Así que, como profesionales, te recomendamos solicitar presupuesto a empresas de cubiertas especializadas, que cuenten con experiencia y antigüedad en el sector, además de un equipo con dirección técnica cuando hablamos de palabras mayores.

Puede que estés pensando que no es tan difícil sustituir una teja rota en tu chalet, y quizás estés en lo cierto, pero plantéate que, si no tienes conocimientos, puede que los problemas de humedad no solo continúen, sino que se agudizarán con toda seguridad.

La razón es que existen problemas de vapor, higrometría, o humedecimiento, por muchos factores que desconoces, y que pueden ser los causantes de la condensación, o las humedades bajo cubierta.

En edificaciones con estructuras de madera, puede existir deterioro y reducción de secciones en los elementos claves para la sujeción de la cubierta, producidos por el ataque de insectos, que si además están ayudados por la humedad, pueden suponer un grave peligro para los ocupantes de este tipo de edificaciones.

Por eso en este sentido, nuestro mejor consejo pasa por que solicites un diagnóstico técnico, dado que en muchos casos los problemas de moho, filtraciones, y condensación, pueden tener su origen en distintas causas y anomalías, que se deben identificar perfectamente, para encontrar un solución eficaz y definitiva al reformar el tejado.

Además, se deben seguir las indicaciones de un técnico a la hora de trabajar en la reconstrucción de cada uno de los elementos, dependiendo del tipo de cubierta, al rehabilitar un tejado de forma integral, atendiendo también a la normativa municipal de cada lugar.

Por otro lado, los trabajos sobre tejados siempre implican riesgos, al tratarse de actividades en altura, por lo que requieren de formación y conocimiento de sistemas, para protegerse frente a este tipo de riesgos, con los que seguramente tu no cuentas, razón suficiente para dejar estos trabajos a empresas de reforma especializadas en instalación de cubiertas.

¿Cuánto puede costar reformar un tejado?

Dependiendo de si la reforma de cubiertas y tejados son totales o parciales, el precio puede variar sustancialmente.

Si una vez establecido el diagnóstico únicamente hay que reponer tres o cuatro tejas, y sellar algunos encuentros, puede que el presupuesto esté entorno a los quinientos o seiscientos euros.

Pero si te encuentras ante la necesidad de reformar el tejado completo, por ejemplo, por tener que reestructurar y recalcular la pendiente de los faldones, quizá debas plantearte alguna de las nuevas opciones más rápidas y viables que existen actualmente, dependiendo del tipo de cubierta que elijas.

En éste sentido las cubiertas metálicas te ofrecen las mejores soluciones técnicas, a la vez que reducirás los tiempos de intervención, no necesitarás grandes apoyos, solucionarás los problemas de condensación, y aislamiento térmico y acústico al seguir el sistema de cubiertas ventiladas, obteniendo un renovado y actual aspecto, mucho más estético en tu edificio.

Y ahora que ya tienes mucha más información sobre las principales cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de reformar un tejado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nuestro departamento técnico te asesorará sobre las soluciones más adecuadas a tu proyecto.

 

LLAMAR AHORA