Las cubiertas y terrazas pueden sufrir deterioros con el paso del tiempo, o desde el principio si no se ha procedido a una buena impermeabilización de terrazas y tejados.

No son infrecuentes las situaciones en las que una vez que se produce la filtración de agua al interior de la construcción y surgen los problemas de humedades, es cuando se detecta el deterioro, que normalmente se debe a un inexistente mantenimiento, que en muchos casos obliga a realizar una sustitución completa de las cubiertas.

En este artículo vamos a tratar sobre los sistemas de impermeabilización de terrazas más habituales para su reparación, dependiendo del tipo de cubierta y su situación, ya que existe una infinidad de sistemas, así como posibilidades con armado o sin él, con adherencia al soporte o sin ella:

cómo impermeabilizar terrazas

  1. Membranas líquidas impermeabilizantes con poliuretano. Se trata de un material fácil de aplicar en la impermeabilización de terrazas, que presenta una alta elasticidad además de no requerir juntas facilitando una superficie continua, con alta resistencia al deterioro producido por los rayos solares, y una durabilidad buena. Se presenta en formato de pintura para impermeabilizar terrazas, o material líquido, que tras su aplicación o secado genera una capa cuyo espesor depende de la cantidad de material utilizado. Al tratarse de un producto impermeabilizante que se puede utilizar en diferentes cantidades para conseguir un mayor o menor espesor en el recubrimiento, y puede ser manejado aparentemente por cualquiera, es frecuente encontrar posteriormente problemas producidos por una mala utilización, por lo que se trata de un material para utilizar preferentemente en zonas puntuales como limas, encuentros o sumideros, salvo que se maneje por personal experto, aunque se trata de un producto que aporta buenas garantías de duración. Su uso en la impermeabilización de terrazas transitables, está descrito por algunos fabricantes, pero se trata de un material poco adecuado para ser pisado, porque tacones o piedras incrustadas en la suela de los calzados, puede arruinar la función para la que se ha instalado éste recubrimiento, al taladrar la capa de impermeabilización. Para aplicar éste tipo de materiales impermeabilizantes, hay que realizar una previa limpieza completa, y posteriormente se puede aplicar bien trabajando con rodillo, pistola, o mejor aún con espátula para conseguir un mayor grosor. La utilización en la impermeabilización de terrazas con planta muy irregular, puede suponer una solución económica a la hora de no desperdiciar material por cortes especiales que generan muchos retales utilizando otros procedimientos, al tratarse de un producto que generara una capa continua adaptable a cualquier formato, pero debe de ser siempre colocada por expertos con formación específica en el manejo de estos materiales para impermeabilizar. La facilidad de uso de éste tipo de material hace que muchos propietarios traten de ahorrar costes aplicando ellos mismos el producto impermeabilizante, sin especial dedicación a las zonas más sensibles a la filtración de agua como pueden ser sumideros, o encuentros, que además requieren de la colocación de una serie de elementos accesorios para conseguir una instalación adecuada.
  2. Cloro caucho para impermeabilización de terrazas y tejados. Se trata de un material económico y de aplicación rápida, también conocido como pintura para impermeabilizar terrazas, pero con una baja durabilidad, válido para zonas muy puntuales, cuenta con el inconveniente de ser habitualmente mal aplicado, y usado como material de terminación en suelos transitados, con lo que su deterioro aún es más rápido. Dentro de los materiales para impermeabilizar terrazas, puede ser válido por la rapidez de su instalación y bajo precio para realizar reparaciones de emergencia como solución provisional para una posterior impermeabilización de terrazas más fiables y duraderas.
  3. Láminas bituminosas para impermeabilización y aislamiento. Es el material tradicional de recubrimiento para la impermeabilización de terrazas, que presenta unas garantías mayores de duración siempre que esté colocado por profesionales, pero presenta el inconveniente de necesitar recubrimiento con solado de algún tipo para conseguir una protección directa de los rayos solares que hacen que el producto pierda su elasticidad y capacidad impermeabilizante para terrazas, un mayor tiempo de colocación que encarece los costes, junto con otro tipo de materiales que se deben utilizar en su recubrimiento. Existen láminas bituminosas auto protegidas recubiertas con una capa para proteger de la intemperie, pero no resultan válidas como impermeabilizante para terrazas transitables, y azoteas. Se trata de un material que requiere de soldadura para su instalación dentro de las diferentes soluciones para impermeabilizar terrazas, por lo que presenta juntas en lugar de una superficie continua, lo que puede aumentar defectos en la instalación. Su instalación se realiza calentando las planchas con el soplete para que éste al fundir en la zona de junta se adhiera a la siguiente plancha, o al soporte inferior. Se trata de un sistema de impermeabilización de terrazas con un mayor coste económico, por el tipo de colocación y la necesidad de proteger posteriormente bien con la colocación de un suelo de baldosas, o con otro tipo de revestimiento flotante. Este tipo de material se adapta peor a las irregularidades del soporte.También al utilizar en la impermeabilización de terrazas, resulta fundamental prestar especial cuidado a las zonas de encuentros, o sumideros, y cuidar especialmente el traslado y depósito de materiales de recubrimiento posterior, escombros y herramienta, que puede arruinar la función impermeabilizante del material. Pese a los inconvenientes de sus mayores costes, y cuidado en la colocación, se trata de un material impermeabilizante, que si está bien instalado presentan una alta resistencia en el tiempo, lo que al final hace que resulte barato.Resulta uno de los sistemas de impermeabilización de terrazas más interesante cuando se trata de una rehabilitación integral.
  4. EPDM o caucho etileno. Se trata de un elastómero que presenta unas buenas propiedades dentro de los materiales impermeabilizantes, por su alta resistencia a la intemperie, resultando muy útil en impermeabilizaciones de todo tipo, gracias a su dureza frente al desgaste por abrasión, por lo que se puede instalar igual en zonas transitadas como en zonas de climas duros. Este producto suele contener entre un 45 y 75% de etileno, presentando mayor resistencia cuanto mayor sea el porcentaje de esta sustancia. Este tipo de material se presenta en formato de láminas, y debe de ser instalado por personal experto en éste producto impermeabilizante para terrazas. Este producto presenta una alta elasticidad, recuperando nuevamente su forma después de la deformación, y adaptándose perfectamente a las irregularidades del soporte, y las diferentes formas de planta y encuentros que facilita la correcta impermeabilización de terrazas. Habitualmente todos los fabricantes recomiendan su recubrimiento posterior en la reparación de terrazas y azoteas transitables, pese a su capacidad de resistencia frente al roce y la abrasión, mediante la instalación de algún tipo de solado sobre el material. Quedando como material de acabado en el resto de cubiertas sin tránsito. Además entre las ventajas de colocar este tipo de material de caucho impermeabilizante, está la facilidad para reparar cualquier punto o fallos de impermeabilización mediante un procedimiento de parcheado en las zonas en que se detecta el problema. Este tipo de recubrimiento impermeabilizante es muy adecuado sobre cubiertas irregulares con cambios de nivel, y gran cantidad de juntas o encuentros en sustitución de las láminas bituminosas. Se puede encontrar proveedores que sirven a medida estos materiales impermeabilizantes, además de ofrecer garantía sobre la colocación y el producto. La facilidad de obtener las láminas a medida reduce los errores y fallos en la cantidad de juntas durante la colocación de la tela para impermeabilizar, y además el hecho de contar con una garantía del fabricante sobre la mano de obra y el material, genera una confianza total, frente a futuros problemas. La instalación de éste producto para impermeabilización de terrazas se realiza con productos adhesivos muy especializados que hay que saber manejar, además de herramientas adecuadas.

impermeabilización paso a paso

Consejo adicional. Aprovechando la necesidad de proceder a una reparación general de cubierta, es interesante plantearse la posibilidad de mejorar el aislamiento térmico de las construcciones, en el caso de que haya que desmontar la cubierta, rentabilizando más aún la inversión a realizar. Y ahora que ya os hemos explicado qué es una impermeabilización de terrazas, y diferentes sistemas de impermeabilización de cubiertas, hay que tener muy presente que una buena impermeabilización no sólo depende de los materiales, sino de la experiencia y conocimiento de quienes ejecutan el trabajo, por lo que es preferible no dejarse llevar por la presentación de presupuestos a muy bajos costes que posteriormente supondrán grandes quebraderos de cabeza y nuevas inversiones. Busca proveedores que te faciliten información in situ, para poder evaluar el mejor sistema a la hora de impermeabilizar tus cubiertas y resto de instalaciones, y solicita garantías y que te aporten instaladores profesionales, aunque ello en principio te genere un desembolso superior, porque lo tendrás muy bien amortizado a la larga.

proceso de impermeabilización de terrazas

En Cubiertas del Centro al ser una empresa de cubiertas y tejados, disponemos de un gran número de soluciones para impermeabilización de terrazas y equipos humanos cualificados con formación específica en la instalación de nuestros materiales para impermeabilización de fachadas y cubiertas. Contacta con nosotros, y te informaremos personalmente realizando una visita a tus instalaciones.

LLAMAR AHORA