Las fachadas y cubiertas son siempre una parte fundamental en toda edificación, no solo porque la fortalecen de cualquier tipo de agresión externa, sino que también cumplen una gran función estética. Actualmente en el mercado existe una gran variedad de fachadas y cubiertas para los distintos tipos de inmueble. En este post explicaremos cuáles son los distintas clases que existen y te aconsejaremos para que puedas elegir las que mejor te convengan dependiendo de las características de tu inmueble.

 

1. Tipos de material para fachadas y cubiertas más utilizados

Además de aguantar el peso de los inmuebles y protegerlos del exterior, las fachadas cumplen una importante función estética en cualquier tipo de edificación. Por su parte, las cubiertas también desempeñan una función importantísima  en los inmuebles ya que sirven para proteger sus tejados. Los principales requisitos que deben cumplir los materiales que se empleen para la fabricación de fachadas y cubiertas son tres:

  1. Resistencia al agua: la impermeabilidad es importantísima porque el agua es el elemento natural que más daños provoca en las edificaciones. La lluvia o el granizo debilitan las cubiertas y fachadas llegando a producir goteras en paredes y techos si no se toman medidas preventivas. Es por ello que es tan importante instalar fachadas y cubiertas resistentes frente al agua en cada uno de sus estados.
  2. Aislamiento térmico: tanto el frío como el calor en exceso perjudican a todos los edificios, además de causar incomodidad en las personas que los habitan. Los climas muy fríos producen daños en las fachadas y cubiertas debilitando sus propiedades, al igual que el calor de los climas muy cálidos. Si no se eligen los materiales adecuados para el revestimiento de las paredes y techos se producirá un deterioro progresivo que en muchos casos puede llegar a ser irreparable.
  3. Aislamiento acústico: no solo los ruidos causan molestias en los residentes de los edificios, sino que también producen serios daños en los materiales de las fachadas y cubiertas.

 

fachadas y cubiertas

2. Clasificación de fachadas según su peso y forma

Dentro de las distintas clases de fachadas podemos agruparlas en tres categorías, que son las más empleadas: ligeras, pesadas, trasventiladas y prefabricadas.

  • Fachadas ligeras: las fachadas que son consideradas ligeras son aquellas de escaso peso y que realmente no tienen relación con la estructura de la edificación. Uno de los principales problemas, al ser finas y pesar poco, es que son malas aislantes térmicas y acústicas. En muchas ocasiones, cuando se han instalado estas fachadas ligeras se tienen que hacer inversiones extra en las edificaciones para combatir el frío y el calor, instalando tanto calefacción como aire acondicionado. Una de sus principales ventajas es que permiten la entrada de luz y, al tener poco peso, el montaje en las edificaciones de gran altura es muy eficiente. Las fachadas ligeras son las más solicitadas para las edificaciones públicas ya que otorgan un gran acabado estético. Se suelen dar dos subtipos dentro de estas fachadas ligeras que son: muros cortina y fachada panel.
  • Fachadas pesadas: son todas aquellas que son consideradas tradicionales y están elaboradas principalmente por ladrillo visto, enfoscados, aplacados, piedra y madera. Una de sus principales ventajas es que ofrecen una gran resistencia a los cambios climáticos y demás daños externos, por lo que protegen perfectamente a las distintas edificaciones. Materiales como la piedra y el ladrillo son buenos aislantes térmicos y acústicos, por lo que su empleo puede resultar un ahorro de cara al futuro.
  • Fachadas trasventiladas: este tipo de fachadas son similares a los muros cortina ya que poseen montantes, travesaños y cerramientos. La principal diferencia es que en las fachadas trasventiladas los montantes están anclados a los muros de fábrica y las piezas correspondientes a los cerramientos tienen mayor peso. Es muy frecuente el empleo de fachadas trasventiladas en las edificaciones institucionales por su calidad y acabado estético.
  • Fachadas prefabricadas: están compuestas por módulos de pared, que previamente han sido elaborados en algún taller, por lo que solo es necesario que se ensamblen cuando se vayan a querer colocar. Los materiales que más se utilizan para fabricar las fachadas prefabricadas son el hormigón y la madera.

3. Clasificación de cubiertas según su forma

Las cubiertas se colocan en la parte superior de las edificaciones y forman parte de los parámetros horizontales de los inmuebles. Las cubiertas protegen una  de las partes más vulnerables de los edificios, que son los tejados. Las principales categorías que se establecen en las cubiertas son: planas e inclinadas.

3.1Cubiertas planas

Este tipo de cubiertas  no  suelen apreciarse desde abajo  y parecen que sean como un suelo bajo de una terraza o patio. A pesar de su denominación, no son realmente planas porque tienen que tener un ligero declive para que el agua no se acumule y cree desperfectos en la estructura interna el edificio. Generalmente, los expertos en la fabricación de cubiertas planas aconsejan que se realicen con una pendiente del 3%.

En muchas ocasiones las cubiertas planas pueden llegar a ser transitables ya que son capaces de soportar el tránsito de personas. Las cubiertas planas suelen ser una de las tipologías más utilizadas porque además de ser económica permite la optimización del espacio disponible. Dentro de las cubiertas planas podemos diferenciar cuatro: invertidas, transitables, vegetales e inundadas.

Cubierta invertida

La disposición habitual de elementos en una cubierta plana suele ser: formación de pendiente, aislamiento e impermeabilización. Sin embargo, para las invertidas el orden es: formación de pendiente, impermeabilización y aislamiento. Es muy importante que el aislamiento que se instale en estas cubiertas no pueda deteriorarse con el agua.

Cubierta transitable

Anteriormente en este post mencionamos que existen cubiertas donde las personas pueden transitar. Estas cubiertas que habitualmente se denominan azoteas suele estar rodeada de un pretil o balaustrada. Se dan con mucha frecuencia en las zonas de la costa mediterránea. Si la azotea está compuesta por tierra recibe el nombre de terrado. Estos terrados se forman con arcillas expansivas que evitan la acumulación de agua en exceso, que suele causar goteras.

Cubierta vegetal

Aunque siempre han existido en los últimos años se ha observado un aumento del interés en este tipo de cubiertas debido a las tendencias ecológicas que se están dando en la sociedad. Se componen por tierra y plantas, que son de gran utilidad para el aislamiento térmico. Las plantas regulan muy bien las temperaturas, además ayudan a reducir las emisiones de CO2 en la atmósfera.  Las cubiertas y fachadas decoradas con plantas siempre proporcionan un toque de sofisticación y modernidad.

Cubierta inundada

La diferencia con las anteriores es que se instala agua que también tiene una gran función aislante. Debido a la gran inercia térmica del agua las temperaturas son reguladas de forma natural. Las cubiertas inundadas suelen ser la mejor opción para edificaciones en lugares donde existe una elevada diferencia de temperatura entre el día y la noche.

 

 

fachadas y cubiertas

 

 

 

3.2 Cubiertas inclinadas

Son aquellas en las que su inclinación supera el 10% y suelen emplearse mucho para poder instalar paneles solares en sus faldones, que son los planos inclinados que conforman este tipo de cubiertas. Dependiendo de su forma podemos encontrar: a un agua, a dos aguas, a cuatro aguas, con faldones y de pabellón.

A un agua: solo hay una vertiente para evacuar el agua cuando llueve. Se compone de unas vigas inclinadas que se apoyan sobre una solera para distribuir la carda sobre los mures que las sostiene.

A dos aguas: se dan dos vertientes que se unen en por su parte superior en el caballete o cumbrera. Su estructura suele se monta sobre hastiales, cerramientos murales y las correas, si es que las hay.

A cuatro aguas: tienen cuatro vertientes o faldones de cubierta que están unidos por medio de las limas.

Con faldones: tienen más de cuatro faldones o vertientes. Si están quebrados se denominan “mansarda” en honor al arquitecto F. Mansart.

De pabellón: es aquella que cubre un espacio poligonal, tiene tantas aguas como lados tiene su base y sus vertientes son triangulares.

 

4. Cubiertas de chapa y fachadas metálicas

Los materiales metálicos son siempre los más recomendados para las fachadas y cubiertas en los edificios. Además de ofrecer un gran acabado estético tienen propiedades aislantes contra el calor y el frío. Las cubiertas de zinc son las que más se utilizan dentro de la amplia variedad de cubiertas de metal, ya que pesan poco pero ofrecen una gran resistencia frente a las agresiones externas e incidencias climáticas. Otra de las principales ventajas de escoger cubiertas de zinc es su gran facilidad para ser instaladas por profesionales especializados. Por otro lado, las fachadas más recomendables también son las que están compuestas por zinc debido a las ventajas que acabamos de mencionar.

 

 

fachadas y cubiertas

5.¿Cómo seleccionar las empresas de cubiertas y fachadas?

A la hora de escoger la mejor empresa que pueda ofrecerte el revestimiento o la rehabilitación de fachadas y cubiertas debes tener en cuenta tres factores: experiencia, calidad de los materiales y presupuestos. Busca en internet o pide el consejo de personas cercanas que sean de tu confianza para conseguir empresas con buenas referencias. Cuando hayas seleccionado 3 o 4 pídeles presupuesto y decide cuál es la que más te conviene. Si deseas obtener más información sobre fachadas y cubiertas de zinc ponte en contacto con nosotros. Te ayudaremos para que escojas la opción que más satisfaga tus necesidades.

LLAMAR AHORA