Las soluciones arquitectónicas con fachada ventilada se están utilizando desde hace treinta años con una demanda creciente entre arquitectos, y constructores por sus cualidades aislantes, de durabilidad y posibilidades estéticas.

El concepto de fachada ventilada consiste en la instalación sobre el cerramiento de los edificios, de un revestimiento exterior, que actúa como elemento aislante, y forma una cámara de ventilación continua de la fachada.

Elementos de una fachada ventilada

Este sistema arquitectónico consta de los siguientes elementos:

  1. Muro de cerramiento que actúa como soporte para la colocación del revestimiento de fachadas
  2. Capa aislante proyectada, o anclada sobre el muro.
  3. Material de revestimiento de fachada para fachada ventilada, instalado mediante la utilización de una estructura metálica para su anclaje.

fachada ventilada

Principales ventajas de las fachadas ventiladas

Con este sistema constructivo se obtienen tantas ventajas, que han convertido a la fachada ventilada en tendencia mayoritaria, en los actuales proyectos de edificación.

Las ventajas de este tipo de fachadas no son sólo estéticas, sino que con su instalación se obtienen otras importantes ventajas estructurales, y de ahorro económico.

Elimina los problemas de condensación

Con el sistema de fachada ventilada, se eliminan todos los problemas de condensación, a la hora de encontrar soluciones para aislamiento, por lo que no resultan necesarios los puentes térmicos, ya que entre la capa aislante y el revestimiento exterior, se encuentra la cámara de aire con ventilación natural producida por el principio físico de las chimeneas.

Este mismo principio favorece la evacuación del vapor de agua, que se puede generar desde el interior de la edificación.

De esta forma se consigue mantener seca la capa aislante, y un sistema constructivo con ahorro energético, que está estimado en aproximadamente un 30% y un 45%, con respecto al proporcionado por otros sistemas constructivos.

Regula la temperatura y actúa como aislante acústico

La cámara que existe entre el muro del cerramiento recubierto con su capa aislante, y las placas o paneles de revestimiento de fachadas sujetas a su estructura, generan una zona térmica intermedia que funciona regulando la temperatura, de tal modo que tanto el frío, como el calor se mantienen mejor en el interior del edificio, reduciendo el consumo energético.

La misma cámara de ventilación que se genera en las fachadas ventiladas, actúa también como aislante acústico, reduciendo la contaminación ambiental sonora en el interior del edificio sobre un 20%, por lo que es muy recomendable para instalación en colegios, oficinas y hospitales.

fachada ventilada

Reducción de costes constructivos y de mantenimiento

La instalación de fachada ventilada, reduce los costes con respecto a otras soluciones arquitectónicas, por la facilidad de su colocación en obra, mediante un sistema de elementos ensamblados, y sujetos a la estructura mediante enganches con grapas ocultas, y en seco.

El sistema de montaje, permite la sustitución de placas de forma individual muy fácilmente, en caso de necesidad, y además no necesita de ningún tipo de acabado final.

Además con este sistema, se consigue ocultar todo tipo de conducciones tales como gas, agua o electricidad, que quedan escondidas tras el revestimiento de fachada para fachada ventilada, facilitando posteriormente cualquier reparación de instalaciones, dado que simplemente habrá que retirar las placas de la zona en la que hay que intervenir, sin tener que picar los muros, para volver a colocarlas tras las reparaciones.

Pero esto no es todo, porque además de todas las ventajas vistas hasta ahora, el revestimiento exterior de la fachada ventilada, actúa como pantalla protectora del muro, frente a los agentes meteorológicos como la lluvia, y el granito.

Sistema sostenible y respetuoso con el medio ambiente

Se trata de una solución constructiva sostenible, y respetuosa con el medio ambiente, porque en su instalación no se generan escombros.

Además en muchos casos, dependiendo del tipo de material utilizado en el recubrimiento exterior de la fachada ventilada, tras el paso de los años, las placas pueden ser nuevamente recicladas y reutilizadas, como es el caso de las fachadas de zinc.

Durabilidad

Las fachadas ventiladas instaladas con materiales de primera calidad, y por empresas especializadas en este sistema constructivo, tienen una duración permanente para la vida de los edificios.

Posibilidades estéticas de vanguardia

Con el uso de este sistema constructivo, se aseguran las posibilidades estéticas más vanguardistas, y todo tipo de diseños imaginables.

Gracias a una planimetría absoluta, y la gran cantidad de materiales que se pueden adaptar a una fachada ventilada, las posibilidades estéticas resultan infinitas.

Fachadas ventiladas para la rehabilitación de edificios

Las fachadas ventiladas son muy adecuadas para la rehabilitación de edificios, por la facilidad de colocación y el ahorro de costes, resultando perfectas para solucionar problemas de humedades en comunidades de vecinos, u otro tipo de inmuebles en los que su sencilla colocación sobre viejas estructuras, aporta una revalorización de carácter estético, funcional y económico.

Con la utilización de una fachada ventilada, se puede transformar un viejo inmueble con una vulgar, y obsoleta apariencia, en un bonito edificio cuyo aspecto es de nueva construcción.

fachada ventilada

Tipos de fachadas ventiladas

Las fachadas ventiladas se pueden clasificar por el tipo de materiales empleados en su instalación, y por los sistemas de instalación, aunque dependiendo de las empresas especializadas, también pueden existir categorías propias.

Tipos de materiales utilizados en fachadas ventiladas

  • Fachadas metálicas, en zinc, cobre, zinc titanio natural, quartz zinc, Anthra zinc, o plomo, ofrecen la posibilidad de crear fachadas ventiladas ligeras, pero a la vez con altas prestaciones a nivel estético, de protección del edificio, ocultación de conductos de todo tipo, aislamiento térmico y acústico, adaptándose a todo tipo de formas y con una gran gama de color, textura y acabado.
  • Fachadas ventiladas de piedra natural como granito, mármol, o pizarra.
  • Fachadas ventiladas cerámicas en gres porcelánico y terracota, permiten jugar con una enorme variedad de colores, texturas y símil de otros materiales como la piedra, o la madera, con ventajas como no necesitar mantenimiento, además de ser un material más limpio que el cristal.
  • Fachada ventilada de vidrio, formada por planchas de vidrio exteriores que facilitan el paso de la radiación solar, creando una cámara intermedia entre la parte exterior y el muro interior también acristalado, con un alto grado de aislamiento térmico.
  • Fachada de madera revestida con elegantes celosías en madera tratada, que consigue una eficiencia energética muy importante en este tipo de edificios, además del aislamiento térmico.
  • Fachadas de materiales sintéticos como plástico, polímeros, etc., son soluciones más económicas.
  • Fachadas de fibrocemento, u hormigón, son de los recubrimientos más utilizados en construcción estándar.

fachada ventilada

Los sistemas de fijación de los paneles, o placas a la estructura anclada al muro del edificio, pueden ser bien con fijación mecánica, química, sobre guías o de enganche a la estructura.

Si te interesa todo lo que te podemos ofrecer en placas y planchas metálicas de recubrimiento para fachada ventilada, pídenos información, y confía en nuestra larga experiencia y especialización, a la hora de asesorarte y aportar soluciones en diseños singulares.

Y si se trata de la rehabilitación de una finca, no olvides que una fachada ventilada puede cambiar totalmente el aspecto de un viejo edificio, renovándolo a la estética más puntera, con lo que se conseguirá una mejor revalorización del inmueble, además de un buen sistema aislante y de protección de la edificación.

LLAMAR AHORA