En Cubiertas del Centro somos especialistas en revestimientos metálicos para fachadas y cubiertas con una larga trayectoria y experiencia que nos permite dar soluciones envolventes a todo tipo de estructuras, en diferentes materiales como zinc, cobre, acero o plomo, y por eso hoy te podemos contar las ventajas que ofrece la instalación de una cubierta ventilada.

Sabemos como hay que hacer las cosas para conseguir eficiencia, confort y durabilidad, así que podemos darte a conocer las ventajas de una cubierta ventilada, pero antes, vamos a ver en qué consiste este tipo de estructura.

¿En qué consiste y para qué sirven las cubiertas ventiladas?

Dentro del envoltorio exterior de cada edificación se distinguen las fachadas y cubiertas, que pueden ser tradicionalmente no traspirables, o ventiladas.

Aunque el concepto de fachada y cubierta ventilada parezca reciente, existen muchos ejemplos de arquitectura popular en los que de forma básica siempre se ha aplicado este concepto tanto en regiones del planeta con climas muy fríos, como en zonas de climas húmedos y calurosos.

Este tipo de edificaciones con cubiertas y tejados permeables al aire, están realizados con fibras vegetales o lajas pétreas para satisfacer distintas necesidades funcionales en relación a la ventilación interior.

Este tipo de edificaciones con cubiertas y tejados permeables al aire, están realizados con fibras vegetales o lajas pétreas

En los tradicionales tejados a dos aguas, o más, la ventilación se consigue de forma fácil, aprovechando la pendiente para dejar hueca la parte superior entre el techo de la última planta, o forjado superior, y los faldones, con el objetivo de crear una cámara no habitable por la que el aire circule y elimine el calor recogido por el revestimiento exterior, evitando también la condensación en techos y paredes.

Sin embargo, esta solución para obtener una cubierta ventilada es más difícil a la hora de proyectar cubiertas planas.

Actualmente una cubierta ventilada es un revolucionario sistema que cumple muy diversos cometidos, siendo el principal la protección con la que deben contar las nuevas edificaciones, siguiendo el Código Técnico de la Edificación.

¿Pero en qué consiste esa protección?

La cubierta ventilada, o cubierta fría, elimina el puente térmico que trasmite la radiación solar produciendo el recalentamiento de la planta bajo cubierta en verano, e igualmente intensifica la resistencia térmica del interior frente al frio del invierno, a la vez que elimina los problemas de humedades y condensación interior.

Se trata de un sistema compuesto por dos superficies separadas por una cámara de aire en continua ventilación.

En este caso la superficie exterior de la cubierta ventilada cumple la función de proteger la estructura y aislar mediante membrana impermeable, protegiendo además el interior del sobrecalentamiento producido por la radiación solar, humedad y agentes atmosféricos, mientras que la hoja o superficie interior sirve para conseguir el aislamiento térmico perfecto.

Ventajas de instalar una cubierta ventilada

Asegura el aislamiento térmico

Gracias a la cámara de aire y la membrana aislante con que cuenta cualquier tipo de cubierta ventilada, se consigue una gran mejora de la resistencia térmica en el cerramiento superior de la edificación.

Aumenta la eficiencia energética

La cubierta ventilada elimina los cambios bruscos de temperatura, en verano eliminando el sobrecalentamiento gracias a la ventilación que renueva el aire caliente generado por los rayos solares evitando con la membrana aislante que el calor genere efecto horno en el interior, mientras en invierno se evita que el calor interior desaparezca.

Esto se traduce en importantes ahorros energéticos a la hora de mantener el confort interior con sistemas de calefacción y refrigeración, que además de generar mejoras respetuosas con el medio ambiente, benefician a nivel económico particular, al reducir los gastos de estos suministros.

Además, este sistema ventilado al permitir un rápido secado de los materiales de recubrimiento frena la posibilidad de que el agua estancada se transforme en hielo, produciendo humedades y goteras.

Esta razón hace que la instalación de una cubierta ventilada sea la opción ideal en regiones con gran cantidad de lluvias y en zonas frías, con independencia del tipo de material de recubrimiento elegido.

Mejora el aislamiento Acústico

El aire contenido en la cámara absorbe parte de los ruidos producidos por el impacto exterior sobre las cubiertas, de agentes meteorológicos como el granizo, y la lluvia.

Tipos de cubiertas ventiladas

Como ya hemos visto, en la actualidad al concepto de ventilación del espacio entre el recubrimiento exterior y el forjado superior, se añaden elementos de aislamiento que completan las mejores prestaciones.

El mercado actual ofrece múltiples posibilidades a la hora de optar por distintos materiales prefabricados para instalar cubiertas ventiladas, añadiendo también nuevas técnicas de montaje de tejas y pizarra, evitando la típica pasta de agarre, que ahora se sustituye por railes metálicos sobre los que se atornillan las piezas, para conseguir la aireación, incorporando también una capa impermeable.

En cualquier caso, tanto para proyectar cubiertas planas, invertidas o con pendiente, la cubierta ventilada de estructura y recubrimiento metálico se presenta como la mejor opción, porque además de conseguir el efecto estético símil teja, pizarra, o madera, permiten ofrecer toda la belleza de los metales, añadiendo a las ventajas antes vistas, las siguientes:

Refuerza la durabilidad de la cubierta:

La continua renovación de aire en el interior de la cámara reduce la posible aparición de agentes que deterioran los materiales como el óxido, los hongos, el moho y las bacterias.

Las cubiertas ventiladas realizadas con estructuras metálicas garantizan una total resistencia y seguridad frente a agentes corrosivos, cumpliendo todos los controles en cuanto a la normativa de fabricación.

Aporta una mayor seguridad frente a seísmos:

Frente al riesgo de movimientos sísmicos, una dúctil y ligera cubierta ventilada en estructura y revestimiento metálico responderá mejor que cualquier otro material frente a la fatiga generada, obteniendo respuestas más seguras.

Reduce el tiempo de montaje:

Las cubiertas ventiladas instaladas mediante estructuras metálicas generan importantes reducciones en cuanto al tiempo empleado en su instalación, acortando los plazos de entrega de las obras tanto en rehabilitación de edificaciones existentes, como en las nuevas.

En este último caso también aportan importantes ventajas añadidas al tratarse de elementos menos pesados que reducen costes y tiempos de cimentación.

Ofrece una amplia versatilidad estética

La gran variedad de piezas, y tipos de estructuras metálicas para cubiertas ventiladas, permiten cubrir grandes luces fácil y rápidamente, aportando una gran versatilidad en todo tipo de diseños actuales, para conseguir los más asombrosos efectos estéticos.

Reduce costes:

La instalación de cubiertas ventiladas con estructura metálica puede reducir hasta en un 50% el tiempo de ejecución, lo que supone un importante ahorro en mano de obra.

Y ahora que ya tienes toda la información que necesitas, ponte en contacto con nuestro departamento técnico, para asesorarte más concretamente si tienes un nuevo proyecto a la vista.

Conoce de primera mano las más interesantes opciones que te podemos ofrecer en Cubiertas del Centro a la hora de sacar todo el partido a tu obra. 

LLAMAR AHORA